PRINCIPAL     PRODUCTOS     OFERTAS     PEDIDOS     CONTACTO     HORARIO     CONSULTORIO     CONSEJOS     ENLACES     E-MAIL 

   TIPOS DE SARGENTOS O GATOS

 

Un sargento, gato o tornillo de apriete es una herramienta manual que sirve para sujetar firmemente dos o más piezas que van a ser mecanizadas o pegadas entre si. También se utilizan para sujetar firmemente la pieza en la que vayamos a trabajar sobre el banco o mesa de trabajo. En general, su mecanismo se basa en dos mandíbulas unidas por una guía que son las que presionan las piezas. La presión se consigue mediante la utilización de un husillo o tornillo en una de ellas (o en las dos). Hay sargentos con las dos mandíbulas ajustables, con una ajustable y una fija e incluso con las dos mandíbulas formando una pieza fija con la guía. La mandíbulas ajustables se fijan mediante un tope de retención, un mecanismo de freno o por simple apalancamiento sobre la guía. Pero también existen mecanismos más complejos para diferentes aplicaciones.

Normalmente se utiliza la denominación "tornillo de apriete" cuando este es muy grande (aperturas entre 450 y 1200 mm o más). Los tornillos de apriete suelen tener la guía en forma de T para obtener más resistencia.

El nombre "sargento" o "gato" se suele utilizar para herramientas más pequeñas (0 a 450 mm). 

El sargento es una herramienta muy utilizada en carpintería y bricolaje y muy recomendable si queremos fabricar nuestros propios muebles, hacer arreglos de los mismos o simplemente trabajar la madera u otros materiales. Los sargentos no son una herramienta muy barata, por lo que es recomendable ir adquiriéndolos según las necesidades que nos vayan surgiendo.

Existen muchos tipos de sargentos entre los que podemos destacar para el bricolaje los siguientes:

 

SARGENTO CLÁSICO O COMÚN

En el sargento común las mandíbulas y la guía forman una sola pieza (cuerpo). Es decir, consiste en una U generalmente de acero forjado en la que en uno de sus extremos se coloca un husillo para presionar las piezas contra el otro extremo. Los hay de muy diversos tamaños y profundidades.

SARGENTO DE APRIETE RÁPIDO

En los sargentos de apriete rápido una mandíbula es ajustable (normalmente la que lleva el husillo), lo que permite fijar las piezas con gran rapidez. Es el más utilizado por su versatilidad y es muy útil cuando se necesita rapidez en la fijación (uniones encoladas, por ejemplo). Los hay también de muchos tamaños. En el de la imagen la mandíbula ajustable queda fija por apalancamiento sobre la guía.

SARGENTO SEMIAUTOMÁTICO

Son una versión moderna de los sargentos de apriete rápido y están diseñados para utilizarlos con una sola mano, lo cual es una ventaja importante. Se basan en un mecanismo de cremallera que proporciona que el apriete se haga presionando y soltando sucesivamente la palanca que lleva en la mandíbula móvil. Lleva otro gatillo que libera la presión. Esta complejidad del mecanismo hace que su precio sea alto y por tanto esté menos extendido su uso.

SARGENTO DE LEVA

Llevan una leva en la mandíbula ajustable que al girarla ejerce la presión sobre la pieza. Suelen ser de madera con las mandíbulas forradas de corcho por lo que son muy indicados para maderas blandas y/o delicadas. La presión que ejercen las mandíbulas es ligeramente inferior a la de los tronillos anteriores.

SARGENTO PARA CANTOS

Es un sargento clásico al que se le ha colocado otro usillo perpendicular. Se utilizan para aplacar molduras (cubrecantos) en el canto de los tableros. Son especialmente útiles cuando se quiere poner un cubrecanto a un tablero curvo, ya que en este caso no vale ningún sargento normal. Si se abre el husillo perpendicular se puede utilizar como un sargento común. El de la foto tiene 3 husillos, pero los hay también con solo 2 husillos perpendiculares.

SARGENTO DE INGLETES

El sargento de ingletes es prácticamente imprescindible para encolar o trabajar dos piezas a inglete. Consiste básicamente en 2 mordazas unidas perpendicularmente, con lo que cada cual sujeta a una de las molduras o listones del inglete a un ángulo de 90º respecto del otro.

SARGENTO DE CÁRCEL

El sargento de cárcel o cárcel es difícil verlo actualmente en un taller sobre todo si es de un aficionado. Sin embargo, es una herramienta muy útil para determinados trabajos ya que su mecanismo de doble husillo hace que las mandíbulas puedan cerrarse formando diversidad de ángulos lo cual permite el encolado de piezas trapezoidales, por ejemplo. Los ángulos se consiguen cerrando o abriendo más un husillo que el otro.

 

 

SI TIENE ALGUNA DUDA CONSÚLTENOS

 

 

c/ Francisco Silvela 25
28028 Madrid

TEL: 91 402 24 04

info@bricotodo.com

 

  PRINCIPAL     PRODUCTOS     OFERTAS     PEDIDOS     CONTACTO     HORARIO     CONSULTORIO     CONSEJOS     ENLACES     E-MAIL